Bienvenid@s a nuestro Blog.

Con este Proyecto pretendemos que los alumnos/as se introduzcan e involucren en un mundo desconocido de manera experimental, práctica, novedosa y atrayente.

sábado, 11 de septiembre de 2010

8. CONDICIONES BÁSICAS DE UN HUERTO ESCOLAR

Una vez decididos a instalar el huerto, hay que empezar a pensar en la infraestructura básica necesaria, sin la que no es posible emprender el trabajo. Los elementos fundamentales que hay que tener en cuenta son:

· Superficie: No se suele contar con grandes extensiones, y tampoco son necesarias, pero sí que hace falta un mínimo, que podría fijarse en torno a los 100 m2. Esta extensión permite tener ya cultivos variados, con una cantidad suficiente de cada uno de ellos. De esta forma, se asegura que al menos una parte tenga éxito.

· Suelo: Debe disponer de un suelo fértil de 30 o 40 cm. de profundidad. En muchas ocasiones, cuando el colegio es de reciente construcción, hay cascotes o restos de escombros esparcidos por el terreno, esto es perjudicial para el posible cultivo, ya que da al suelo un carácter alcalino en el que las hortalizas no pueden crecer.
Si se tiene este problema, habrá que levantar una buena capa de terrero y reemplazarla por tierra vegetal, con una profundidad de 30 a 40 cm. como se ha dicho. De este modo, aunque queden restos alcalinos debajo, se contrarresta su efecto.
Aunque no haya cascotes sobre la superficie, habrá que añadir algo de tierra vegetal y remover el terreno hasta la misma profundidad.

· Orientación: La ideal es E – W, sin ningún impedimento al sur, para aprovechar todas las horas de sol y evitar la umbría, que pueden echar a perder algunos cultivos.

· Agua: Hay que comprobar que se dispone de la suficiente y de calidad. Si se trata de agua de pozo, habrá que analizarla porque, según el terreno del que proceda, puede estar muy sulfatada o carbonatada, llegando a ser incluso, no apta para el cultivo.

· Maquinaria: Si el huerto tiene una superficie de 100 m2 puede labrarse a mano, pero si es mayor, es conveniente utilizar un motocultor, dando una profundidad de 25 a 30 cm. de profundidad al año.
Los Ayuntamientos suelen disponer de motocultores, que prestan si se solicita; llevan a cabo la labor en poco tiempo y ahorran gran cantidad de esfuerzo.

. Abonos: Un terreno que nunca ha sido cultivado necesita un abonado previo a instalar el huerto. Debe hacerse un buen aporte de materia orgánica;


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada